Tatuajes: ¿sigue siendo tabú?

Woman with tattoos
Fuente: Pixabay

Desde guerreros samoanos y samuráis hasta marineros, artistas de la cultura popular y tu vecino, los tatuajes se esparcieron como cultura de vida. La pregunta es: ¿cuánta aceptación siguen teniendo en la cultura de hoy para el sector laboral y la mirada de la gente en general?

La razón detrás del tatuaje

Getting a tattoo
Fuente: Pixabay

El significado detrás de un tatuaje ha ido evolucionando con el paso de los años. Para las tribus de la Polinesia, tenía un significado “divino”. También se ha utilizado como forma de acupuntura, y para marcar a los reos y criminales. Pero en el siglo XXI, la cultura de esta forma de arte ha evolucionado enormemente, gracias a los marineros que la extendieron por todos los continentes.

Hoy en día, es una forma de expresar arte y portarlo, además de plasmar la identidad propia y tener recuerdos siempre en mente. El sentimentalismo y el significado abarcan todo tipo de situaciones: desde familiares hasta bandas de rock, objetos cotidianos y arte abstracto, formas geométricas y más. Llevar un tatuaje se ha convertido en una forma de expresión de ideas, valores y belleza. De a poco, se está perdiendo el estigma asociado con los tatuajes, la discriminación y los estereotipos. Hoy en día, hasta políticos como Justin Trudeau, el primer ministro de Canadá, portan arte en tinta sobre sus cuerpos.

Cómo afecta la situación laboral

A pesar de que los tatuajes ganan terreno con la aceptación masiva, siguen siendo un tabú en la escena laboral. La mayoría de las empresas y empleadores admiten que contratar personas con tatuajes es menos probable, aunque también depende de la ubicación y la cantidad de tatuajes, si son ofensivos, y para qué puesto están contratando o entrevistando a postulantes.

Si el puesto es para atención al cliente cara a cara, es probable que no se contrate a una persona con tatuajes. Esto tiene sentido hasta cierto punto, ya que una persona en esa posición actuará como la cara de la empresa, y si bien al empleador puede no importarle que su representante tenga tatuajes, quizá sí haga la diferencia para el cliente, que es quien hace que el negocio siga en marcha. Incluso, puede jugar en contra a la hora de ser elegible para un ascenso.

Al menos ese era el panorama, hasta ahora. Según un estudio reciente de la Universidad de Miami y una universidad de Australia, parece que este paradigma ha cambiado. De hecho, hasta indican que los hombres tatuados podrían tener más oportunidades que aquellos no tatuados. Según el estudio, no se han observado dificultades para conseguir empleo o penalidades relacionadas con el sueldo por el hecho de tener tatuajes. La filosofía laboral parece haberse puesto un poco más al día con esto, y prioriza las cualificaciones de los postulantes. De hecho, hasta la Marina de EE. UU. comenzó a admitir reclutas con tatuajes visibles (excepto en la cara), ya que la prohibición había hecho que perdieran grandes candidatos.

La mirada de la sociedad

Man with tattoos and mobile phone
Fuente: Pexels

Por supuesto que el cambio en cómo la sociedad ve a las personas tatuadas supone un proceso largo de aceptación y adaptación. Existen personas tradicionalistas y conservadoras, que consideran que son espantosos, que inspiran desconfianza y siguen asociándolos con criminales o personas con malas intenciones. Aquellos que no se animan a tatuarse hablan de lo dolorosos y costosos que podrían ser, y todos hablan de que podrían impedir prosperar en la vida, debido a los prejuicios asociados. Mucha gente juzga por las apariencias, y es difícil para una persona tatuada no sufrir esta categorización de perfil. Existen lugares con códigos de vestimenta o apariencia que se deben respetar para poder ingresar a los establecimientos.

Hubo una época en que había que vestirse elegante para poder ingresar al casino, y esto aún sucede hoy en día para algunos establecimientos de este tipo. Por suerte, los casinos en línea no tienen estos códigos de vestimenta, así que podés vestirte como quieras y divertirte con juegos de casino en cualquier lugar.

Sin embargo, es muy común ver gente tatuada en la actualidad. La gente se enfoca menos en las apariencias y más en las personalidades. Por ejemplo, estudios actuales indican que en EE. UU., en el 40 % de los hogares vive al menos una persona con tatuajes. Y la población de hombres y mujeres con tatuajes está creciendo.

Criminalidad y tatuaje

Hands and Tattoos
Fuente: Pixabay

Para la mayoría de los países y la cultura de Occidente, la asociación entre tatuaje y criminal sigue siendo relevante. Y hasta cierto punto, esto es válido. El porcentaje de presos con un tatuaje o más es mayor que la población general de cualquier país, y la mayoría de los tatuajes tienen alguna conexión con un clan, un grupo cerrado, o de alguna manera se suman a estereotipos de tatuajes de presos efectivamente. Los tatuajes en el rostro, las manos y el cuello son los que más se asocian con este estereotipo.

Pero lo cierto es que, en 2019, los tatuajes son parte de la cultura general. Celebridades como Mike Tyson, Justin Bieber, Travis Barker tienen tatuajes en la cara y cuentan con fanáticos de todo el mundo. Grandes futbolistas, músicos, políticos y personas de influencia han sabido adoptar esta cultura como forma de vida.