Resurrecciones épicas del deporte

Para muchos, el deporte destaca los límites del cuerpo humano, las proezas y la capacidad de superación. Lamentablemente, el cuerpo humano tiene límites, y muchos deportistas sufren lesiones que parecen irreparables. Pero la voluntad y la determinación impulsan el triunfo y el regreso. Aquí, las mejores historias al respecto.

Tiger Woods

Gaming Club Casino: Tiger Woods celebrando
Fuente: Yahoo Sports

Tiger Woods se sometió a su tercera cirugía de espalda en 2017. Se recuperó por completo, luego de pasar tiempo jugando al blackjack en casino móvil, y avanzó a la cima de la tabla de clasificación del Masters con tres birdies en un lapso de cuatro hoyos de los últimos nueve hoyos.

No ganaba un major desde hace 11 años, y hacía 14 años que no vestía la chaqueta verde del Masters de Augusta. Tuvo problemas y polémica fuera de la vida profesional, como infidelidades, accidentes de tráfico, prontuario policial, etc. Perdió patrocinadores y tuvo lesiones graves (varias operaciones en la espalda, tibia y la rodilla). Parecía que sus mejores años de golf habían terminado, pero en 2018 resurgió y hoy, a los 43 años, se puede decir que tuvo un regreso triunfal.

Brian O’Driscoll

Gaming Club Casino: Brian O'Driscoll sosteniendo un niño
Fuente: Cathal McNaughton

El ex centro y capitán de la selección de rugby de Irlanda es considerado como el mejor centro de la historia junto a Philippe Sella. En 2008, sufrió una lesión en el hombro para la cual debió someterse a cirugía. Todos creían que debía retirarse. No había logrado resultados con Irlanda y no había participado en encuentros desde el Mundial de Nueva Zelanda. Sin embargo, con una rápida recuperación (menos de un mes), un año más tarde, Brian consiguió el Grand Slam con Irlanda, la copa Heineken con Leinster, y volvieron a llamaron para el tour con los Lions.

Pelé

Gaming Club Casino: Pele sosteniendo el trofeo de la copa del mundo.
Fuente: FIFA.com

Pelé es considerado como uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos. Su carrera comenzó en el Santos con 15 años y en la selección nacional de Brasil a los 16. Ganó tres Copas del Mundo (el único jugador que lo ha logrado). En el mundial de Suecia de 1958, con la rodilla lesionada y usando órtesis para la final, consiguió anotar para Brasil y ganó su primera copa. En 1962 vino la segunda. Para la tercera copa, el equipo de Portugal embistió al astro en una entrada feroz. La gente pensó que ya no podría jugar más. Pelé regresó para su último mundial en 1970, donde Brasil se llevó la copa. Pronto a su retiro en 1974 con Santos, firmó con el Cosmos de Nueva York, donde jugó dos años y medio.

Clint Malarchuk

Gaming Club Casino: Retrato de Clint Malarchuk
Fuente: Speakers’ Spotlight

Este portero de hockey sobre hielo jugó en la NHL entre 1981 y 1992. En 1989, sufrió un traumatismo casi fatal, cuando la cuchilla del patín de Steve Tuttle cortó su arteria carótida. Perdió 1,5 litros de sangre. Por fortuna, su entrenador, Jim Pizzutelli, exmédico combatiente de Vietnam, logró salvarlo hasta que llegaron los paramédicos. Tuvo casi 300 puntos de sutura. Milagrosamente, su recuperación duró tan solo cuatro días, y volvió al hielo en 10. Como resultado del trauma y alcoholismo, Malarchuk sufrió una herida de bala en su rostro en 2008. Luego de rehabilitación, Clint continuó su carrera como entrenador.

Niki Lauda

Gaming Club Casino: Niki Lauda en coche de F1
Fuente: The Advertiser

El expiloto de Fórmula 1 sufrió uno de los accidentes automovilísticos más espeluznantes y recordados en 1976. Corría un día lluvioso en el Grand Prix de Alemania, cuando el entonces campeón perdió el control en una curva del circuito Nürburgring, chocó contra la protección, el coche explotó en llamas y lo arrolló otro auto. El piloto austríaco quedó atrapado y sufrió quemaduras horribles de más del 80 por ciento en su cara y su cuerpo, además de huesos rotos, hemorragias internas y un breve período en coma. Casi le cuesta la vida. Sin embargo, tan solo cuarenta y tres días después, Niki volvió a subirse a su bólido, proclamándose campeón dos veces más, en 1977 y 1984.

Monica Seles

Gaming Club Casino: Monica seles con microfono
Fuente: Wall Street Journal

Monica Seles fue la tenista más joven en alcanzar el número 1, y gano ocho Grand Slam antes de cumplir 20. Pero en 1993 debió retirarse obligadamente, luego de ser apuñalada en la espalda en un torneo por un fanático obsesionado con Steffi Graf. Con 19 años, la atleta estadounidense de origen serbio estuvo dos años alejada de las canchas, pero volvió a las competencias en 1995, y ganó varios títulos, incluido el Australia Open de 1996, el último Grand Slam hasta su retiro en 2008. Fue incorporada al Salón de la Fama del Tenis en 2009.

Bethany Hamilton

Gaming Club Casino: Bethany Hamilton surfeando
Fuente: surferrule.com

Definitivamente una de los más increíbles regresos del deporte a la fecha. A la edad de 13 años, y como una surfista en ascenso, perdió su brazo como resultado del ataque de un tiburón tigre. Esto pareció acabar con su carrera soñada. Sin embargo, un mes después del ataque, y luego de varias cirugías, Hamilton volvió a subirse a la tabla y, dos años después, ganó su primer título nacional. A los 17 años, logró convertirse en una profesional. Hoy en día, sigue activa como competidora, es madre de dos hijos y pregona un mensaje de esperanza, fortaleza y espíritu indomable, en parte gracias a su fundación, y también como autora y oradora motivacional.