Jugá al blackjack y evitá los errores más comunes

Jugá al blackjack y evitá los errores más comunes

El blackjack es uno de los pocos juegos de casino en los que los jugadores pueden desarrollar una estrategia que decidirá el resultado final. A simple vista el blackjack tiene reglas muy sencillas y una dinámica muy rápida, lo que lo convierte en un juego muy atractivo. Si querés empezar a jugar al blackajack y sos nuevo, hay unos consejos que deberías seguir.

Investigá en qué consiste el blackjack

Abrir una cuenta en un casino en línea y comenzar a jugar al primer juego que encuentres puede que no sea una buena decisión. En primer lugar, las mesas de blackjack tienen una apuesta máxima y mínima. Debés tener en cuenta estas cantidades antes de lanzarte a jugar.

Si empezás a jugar en una mesa de blackjack con apuestas muy altas, podrías quedarte sin un peso en unas pocas manos, incluso antes de empezar a aplicar tu estrategia. Poné especial atención a las apuestas mínimas y máximas de la mesa y comenzá a jugar con cantidades modestas. No elijas mesas con apuestas con las que no puedas competir. Es mejor empezar de abajo o incluso empezar a jugar gratis para divertirte y disfrutar al máximo del juego sin riesgos.

Revisá los premios

Actualmente hay una tendencia en los casinos a reducir el monto de los premios que los jugadores pueden llevarse al ganar al blackjack. Al igual que dijimos anteriormente, es recomendable que evites esas mesas de blackjack. Es aconsejable que antes de nada revises los premios de cada mesa y que elijas la que más te convenga. Si no se menciona la cantidad del premio en su web, contactá con el equipo de atención al cliente y preguntalo. En Gaming Club nunca te encontrarás con este problema, pero si sos nuevo preguntalo siempre para evitar sorpresas.

Acordate que el as tiene doble valor

Es increíble cómo muchos jugadores de blackjack desconocen que el as es una carta con doble valor. Dependiendo de la situación, el as puede valer 1 o puede valer 11. Esto la convierte en la carta más importante del juego, ya que con ella tendrás dos oportunidades de obtener una mano fantástica.

Por ejemplo, si recibís un as y un cinco, se considera que tenés una mano de 16. Si pedís una tercera carta y te pasás de 21, entonces ese as se considera como uno. Si comprendés el funcionamiento, podés utilizar esa ventaja a tu favor para ganar o perder una mano. Así que cuando recibas un as, aprovéchalo al máximo.

Jugá seguro

También es muy común en los casinos ver jugadores que se acercan a las mesas entusiasmados como si fueran a conseguir un trofeo por ser el más rápido al jugar, sin aplicar ninguna estrategia en el juego. Jugar es divertido, pero tomar semejantes riesgos sin realizar tus cálculos previamente es una locura.

El blackjack es un juego en el que se gana aplicando estrategias conservadoras. Este es el enfoque de los jugadores inteligentes. Nunca pidas una nueva carta cuando tengas 17. Las probabilidades de mejorar tu mano son remotas. Incluso muchos jugadores deciden quedarse con 16 o menos, y no es ninguna tontería. Recordá que el juego no consiste en acercarse al 21 lo máximo posible, sino en acercarte a 21 más que el croupier. Recordalo y jugá teniendo este punto en mente.