Consejos para conseguir el ayuno perfecto

Tips and Tricks for fasting
Fuente: pixabay.com

En los últimos años, el ayuno es un tema que se ha puesto cada vez más de moda. Bien sea por sus beneficios para la salud, bien porque es útil para perder peso. Da igual el motivo, pero lo cierto es que hoy son muchos, como veremos, los que deciden ayunar.

Pero hacerlo no es nada fácil. Muchas veces comemos por aburrimiento o por falta de voluntad. Más nos valdría en esos casos hacer ejercicio o jugar a nuestro juego favorito de casino móvil para despejarnos y concentrarnos. Por ello, aquí vamos a darte unos consejos para que ayunar sea un poco más sencillo.

Cosas que tienes que saber sobre ayuno

Plato con ensalada de pescado y verduras sobre la mesa
Fuente: Unsplash – Adam Jaime

Dejemos claro desde el principio que estamos hablando de ayuno intermitente. Un ayuno llevado a cabo sin ningún tipo de control y con restricciones calóricas demasiado severas puede ser toda una bomba para tu organismo, así que céntrate en el ayuno intermitente y, además, no harías mal en hacer una visita al médico antes de comenzar.

¿Por qué? Pues porque no todos los organismos están listos para el ayuno. Puede que acabes de pasar una enfermedad, que tu sistema inmunológico no esté fuerte o que necesites nutrientes concretos que el ayuno podría hacer desaparecer. Como te decimos, el consejo de un experto es la única forma de conseguir que el ayuno sea efectivo.

Ahora bien, debes saber que no eres la única persona que está pensando en dar este paso. Se calcula que casi el 25 % de la población de América Latina hace dieta en algún momento e incluso que lo hacen de forma constante no consiguiendo siempre los mejores resultados.

El problema está en el tipo de dieta que se sigue. En unos casos, esta es demasiado severa, por lo que falla la voluntad a las primeras de cambio. Por el contrario, hay dietas que se concentran en un mismo tipo de alimentos, como las hiperproteicas sin ir más lejos, que tienen un peligroso efecto rebote cuando finalizan.

Un hombre se para sobre la balanza, vista superior
Fuente: Unsplash – i yunmai

Ninguna de las dos cosas anteriores sucede con el ayuno intermitente. Sí que vas a tener momentos en los que querrías ir corriendo a la nevera de casa y pegarte un atracón de tu comida favorita. Pero con un poco de fuerza de voluntad se consiguen superar esos malos momentos, y es que siempre vas a saber que la comida está esperándote a no tardar demasiado.

Por último, queremos que comprendas lo que el ayuno hará en tu organismo. Con este tipo de dieta se consigue que el metabolismo se acelere para que se quemen las grasas que tu cuerpo ha ido acumulando a largo de los años.

Ese metabolismo adquirirá un nuevo ritmo, lo que realmente es el objetivo fundamental del ayuno. Además, tu cuerpo se irá librando poco a poco de tóxicos y, por lo tanto, conseguirá depurarse en gran medida haciendo que te sientas mejor.

Puedes pensar en el ayuno como una inestimable ayuda para limpiar tu cuerpo y, además, como un entrenamiento que te hará adquirir nuevos hábitos alimenticios que puedes mantener en el futuro para tener la certeza de no perder los resultados que obtengas.

Las mejores dietas para ayunar

Vamos a exponerte tres métodos de ayuno intermitente. Eso sí, antes de comenzar queremos decirte que sí que puedes tomar algunas cosas durante las horas en las que tendrás prohibida la ingesta de alimentos.

Frutas y bayas en la mesa
Fuente: Unsplash – Element5 Digital

Eso que sí puedes tomar no es otra cosa que infusiones naturales, agua, té y café. Con esas simples bebidas puedes aguantar perfectamente. No olvides que, aunque no comas, el cuerpo necesita hidratarse siendo esto algo fundamental para que el ayuno no afecte en absoluto a tu salud.

El primer de los métodos de ayuno intermitente que te vamos a comentar es el conocido como 16/8. ¿Qué significa esto? Pues que tendrás que mantenerte sin comer 16 horas de cada 24. Puede parecer mucho, pero piensa que buena parte de esas 16 horas las vas a dedicar al sueño y al descanso, momentos en los que ya no comes.

La mejor estrategia para conseguir un buen rendimiento en este sentido es concentrar las comidas cuando tengas más actividad. Es decir, puedes usar las 8 horas en las que sí vas a comer para abarcar tu jornada de trabajo y dejar que las otras 16 horas estén concentradas durante el resto del día.

El siguiente método es un poco más duro. Se trata de un ayuno intermitente 20/4, por lo que solo podrás comer durante 4 horas al día. Aquí los expertos señalan que debes preparar dos buenas comidas en las que no falten todos los nutrientes de tu cuerpo. Un buen consejo sería que empezaras por la 16/8 y, si ves que te sientes cómodo, dieras el salto a esta.

20 horas sin ingerir alimentos pueden llegar a hacerse cuesta arriba, aunque con un poco de disciplina conseguirás dominar este proceso sin el menor problema. El último ayuno intermitente del que vamos a hablarte es el que se lleva a cabo en días alternos. Es decir, 24 horas sin comer y 24 horas llevando una dieta normal con las 5 comidas que deberías hacer todos los días.

¿Se siente mucho apetito? Según recientes estudios, la ghrelina, la hormona que controla la sensación de apetito, se adapta a tus hábitos. Lo que queremos decirte con esto es que puede entrenarse. Puede que las primeras 24 horas se te hagan complicadas, pero al cabo de una semana notarás que tu cuerpo se ha habituado perfectamente a este ritmo y comenzarás a recoger los beneficios.

Un buen truco para no caer en la monotonía es ir alternando los tipos de ayunos que realizas. Con ello podrías obtener incluso un mayor beneficio de tus épocas de ayuno, y es que cada dieta de las que te hemos propuesto tiene sus propias ventajas.

Alimentos para ayunar

Claro, seguro que te estás preguntando qué alimentos hay que incluir en estas dietas. Pues los mismos que se aconsejan para tener una dieta saludable y equilibrada.

La niña mide la circunferencia de la cintura.
Fuente: Unsplash – Bill Oxford

Tienes que hacer especial hincapié en llenar tu mesa de frutas, verduras y productos proteínicos como las carnes de pollo o pavo o los huevos. Combinando los anteriores alimentos con cereales y frutos secos, puedes tener la seguridad de estar dándole a tu cuerpo esos nutrientes que necesita y que no pueden faltarle por mucho que ayunes.

Recuerda que el ayuno sirve para bajar de peso, pero que lo más importante sigue siendo que estés saludable, algo que no puede conseguirse si no llevas una buena alimentación que prevenga problemas de salud y te mantenga fuerte incluso durante las épocas de ayuno.

No pierdas lo conseguido tras el ayuno

Aquí viene el problema para muchos. Con el ayuno se pierde peso, pero, en cuanto se termina de alcanzar el objetivo, vuelven los malos hábitos y, por lo tanto, se pierde lo conseguido en un abrir y cerrar de ojos.

Para evitar esto, el consejo que tenemos que darte es que veas el ayuno como una fuente de beneficios a muchos niveles, no solo a la hora de perder peso. Lo primero que conseguirás si superas la prueba es haberte demostrado a ti mismo que tienes la suficiente fuerza de voluntad para controlarte en la mesa.

Entonces, ¿por qué no seguir haciéndolo una vez que has bajado el peso que querías? Ahora ya no tendrás que pasar largas horas sin comer, basta con que establezcas una buena rutina en la que no te excedas de las calorías que necesitas.

Aún más importante es que sigas contando con los mismos alimentos que te han acompañado durante las sesiones de ayuno. Las verduras, las frutas o las carnes libres de grasas son tremendamente importantes en las épocas que vienen tras los ayunos.

Es más, el ayuno debería servirte para comprender que tienes que alimentarte de forma equilibrada en todo momento, no solo cuando quieras perder esos kilos que te sobran.

Y hay un último aspecto que no puedes olvidar de ninguna forma: el ejercicio. Puede que durante el ayuno intermitente evites hacer ejercicio de forma intensa, pero, en cuanto termines de ayunar, deberías lanzarte para mejorar tu salud.

El deporte es la base de un estilo de vida saludable, más si se combina con una buena dieta y con unos hábitos que le permitan a tu cuerpo disfrutar de ese nivel de salud que merece.

No estamos diciéndote que no tengas que hacer alguna actividad durante el ayuno, pero sí que estas son incluso más importantes cuando dejes de ayunar para no perder lo que has conseguido a base de voluntad y esfuerzo.

En definitiva, ayunar de forma intermitente es algo que tu cuerpo puede agradecer en muchos sentidos. No se trata solo de perder peso, algo que puedes conseguir con otras dietas, lo importante es que consigas adquirir unos buenos hábitos de alimentación y que te sirvas del ayuno para sentirte mejor en todos los sentidos.