La mejor defensa, una buena cara de póquer

Juego de blackjack.
Fuente: Pixabay

Una buena cara de póquer no solo es fundamental para evitar que adivinen tus cartas cuando juegas blackjack. Es un escudo en numerosos momentos cruciales de tu vida. ¡Y qué difícil es mantener esa expresión! Por eso, es ideal jugar blackjack en un casino online. Allí puedes sonreír o lanzar una carcajada cuando te lleguen buenas cartas. ¿Qué problema hay? Nadie podrá verte.

Pero ¿qué es una cara de póquer? ¿Cuál es el origen del término? Y sobre todo, qué tan importante es el lenguaje corporal en nuestra vida cotidiana. Es lo que analizaremos a continuación.

Origen de la frase

Podríamos comenzar definiendo la «cara de póquer» como un rostro inexpresivo que no revela los pensamientos de una persona.

La expresión data de la segunda mitad del siglo XIX, lógicamente inspirada por el juego de cartas llamado póquer. En dicho juego, los jugadores apuestan dinero por las cartas que les tocaron. Si te toca una mano fuerte pero tus rivales no se dan cuenta, tal vez apuesten mucho dinero. Y claro, tendrás grandes posibilidades de quedarte con todo.

También funciona si tienes una mano débil. Una persona con cartas malas puede ganar dinero haciendo faroles, así nadie se da cuenta de que está amenazando con un cuchillo desafilado. De ahí que sea tan importante mantener la expresión en blanco, para que nadie pueda adivinar si tus cartas son malas o buenas.

Un ejemplo de la frase en una conversación puede ser:

Pedro: ¿Sabes de qué tratará la reunión?

María: Creo que del cliente que canceló a último momento.

Pedro: ¡Espero que el jefe no me responsabilice! Suelo parecer culpable incluso cuando soy inocente.

María: Si te acusa, intenta mantener tu mejor cara de póquer.

Pedro: Haré lo que pueda.

¿Cómo pongo cara de póquer?

Dos hombres jugando blackjack.
Fuente: Pixabay
  • Aclara tu mente para, después, relajar tu rostro.
  • Mantén el contacto visual con los demás, señal de que tienes confianza y nada que ocultar.
  • Pestañea para no fijar la vista, que suele ser señal de estar en problemas, pero no exageres la cantidad de pestañeos.
  • Mantén los labios juntos y la mandíbula relajada, sin rechinar los dientes ni mostrarlos.
  • Mira para adelante, no empieces a girar la mirada a diestra y siniestra, otra señal de problemas o nervios.
  • Lleva anteojos negros para evitar que tus ojos te delaten.

Salvados por el lenguaje corporal

El lenguaje corporal no se trata solo de movimientos del cuerpo, sino también de expresiones faciales. Consciente o involuntario, siempre ofrece mucha información para el observador perspicaz. Por ejemplo, las mujeres, que tienen más desarrollada la visión periférica, pueden observar a una persona que les resulte atractiva sin que esa persona se dé cuenta. En cambio, a los hombres suelen descubrirlos rápidamente.

El observador también podrá saber cuándo una persona está mintiendo. Si pestañea más de 8 veces en 60 segundos, mejor no poner las manos en el fuego por lo que está diciendo.

La perfecta cara de póquer para una entrevista

Si vas a una entrevista de trabajo, mejor que tengas en cuenta los siguientes consejos:

  • Dar un apretón de manos es algo sencillo, pero no hacerlo bien podría dar una mala impresión. Lo ideal es ejercer una presión moderada.
  • Mantén el contacto visual y sonríe, como lo haces cuando estás rodeado de gente en la que confías.
  • La mejor postura es la que adoptas, por ejemplo, cuando estás sentado en un café. Las manos, en el regazo o sobre la mesa. Inclinarse un poco demuestra compromiso, además de asentir cada tanto.
  • Habla claro, con oraciones cortas que vayan al grano. Tómate un tiempo para respirar. Una botella de agua es el mejor aliado.
  • Otro clásico es practicar frente al espejo para ganar confianza.

Celebridades con cara de póquer

La cara de póquer de Lady Gaga.
Fuente: YouTube

Por último, una fuente de sabiduría pueden ser las celebridades. Expuestas todo el tiempo a los flashes de periodistas, usan la cara de póquer para que las revistas del corazón no puedan descifrar lo que sienten en su vida privada.

Lady Gaga es una experta que tiene incluso una canción llamada «Poker Face». En sesiones de fotografía, la vemos siempre con una expresión inescrutable, ni de alegría ni de fastidio, ¡una perfecta cara de póquer! ¿Qué mejor idea que estudiar su rostro para imitarla en un juego de blackjack? Lo mismo para actores como Johnny Depp, Jude Law o Megan Fox, o cantantes como Eminem y Jennifer Lopez, o modelos como Kate Moss, que se vuelven herméticos para la prensa y, así, consiguen que el público vea solo lo que ellas y ellos quieren mostrar.