Distinción a un gran constructor y pensador de los espacios urbanos

Arata Isozaki
Fuente: www.pritzkerprize.com

Si tuviéramos la suerte de ingresar a una obra de Arata Isozaki seguramente nos quedaríamos sin aliento. Descubriríamos que detrás de la elección de los materiales, su forma, y tantas otras decisiones en juego, se encuentra la inspiración de un gran teórico de los espacios urbanos e intérprete de la manera en que los habitamos. Es por ello que este arquitecto, referente del arte de la construcción, fue distinguido con el máximo reconocimiento entre los galardones posibles dentro del rubro, el premio Pritzker 2019

Isozaki tiene una trayectoria de más de seis décadas y un portfolio de más de cien edificios construidos que traspasaron los límites de su Japón natal. El jurado lo describió como versátil, poseedor de un profundo conocimiento de la historia y la teoría arquitectónica. Un vanguardista que nunca respondió al estado de las cosas, en permanente búsqueda de una arquitectura reveladora.

Entre sus obras más destacadas el placer tiene lugar

El auditorio ARK NOVA emplazado a orillas de la gran urbe
Fuente: www.pritzkerprize.com

Isozaki para sus diseños, no pierde de vista la importanciaque tiene el entretenimiento en la vida de las personas, y busca generar espacios significativos y adecuados para la cultura de cada lugar en el que construye.

Entre sus obras más reconocidas se encuentra Ark Nova, (2013) un auditorio móvil inflable, construido con una membrana plástica y elástica que puede ser inflada o removida para ser trasladada y colocada en nuevas ubicaciones. Fue creado para brindar conciertos en zonas afectadas por el gran tsunami de 2011.

Otro ejemplo de ello es el Shangai Syphony Hall (2014), dos salas para conciertos que homenajean a la orquesta más antigua de Asia, con una capacidad para 1600 espectadores, cuya montura superior tiene la forma de una silla. Su diseño incluyó a expertos en acústica para garantizar una excelente calidad de sonido, con el desafío de estar emplazado sobre un sistema de transporte subterráneo.

El SHANGAI SYMPHONY HALL incluye en su interior con salas de ensayo y grabación.
Fuente: theatreprojects.com

A menos de dos horas de vuelo al sur de esta original obra, en la ciudad de Macau, se encuentra el Casino City of Dreams, donde seguramente los simpatizantes del juego y la ruleta, esperan ansiosos un diseño de Isozaki. Las obras de este gran creador aún no terminan, y dejarán un legado para quienes valoran sus creaciones.

Otra de las obras destacadas de este premiado arquitecto es el Centro Nacional de Convenciones de QATAR (2013), que Isozaki diseñó en referencia a Sidrat al-Muntaha, un árbol sagrado islámico. Su exterior, evoca dos troncos que rodean la fachada de vidrio y sostienen el techo.

El CENTRO NACIONAL DE CONVENCIONES / QATAR - DOHA tiene técnicas en conservación de agua y eficiencia energética, alcanzando stándares de sustentabilidad.
Fuente: www.dezeen.com

Obrar en el vacío: su pensamiento y teoría

Oriundo de la ciudad de Oita, a más de 700km de Tokio, nació en el año 1931. A sus 14 años, estalló la bomba sobre Hiroshima y Nagasaki, algo que marcaría su oficio y su visión del mundo. Esto lo hizo reflexionar sobre la transitoriedad de los edificios. Para Isozaki, no hay perpetuidad en las instalaciones. Testigo de ciudades destruidas, con su sensiblidad como artista, se sintió cómplice de un vacío inevitable obligado a ser reconstruido.

Luego de haberse graduado en la Universidad de Tokio con el título de Arquitectura e Ingeniería, trabajó para su colega japonés y también ganador del Premio Pritzker el arquitecto Kenzo Tange. Años después, estableció su firma y construyó su reputación con una cantidad de edificios a lo largo de Asia, Europa, Norteamérica, el Medio Oriente y Australia. Todos ellos en una gran variedad de estilos. 

capsule sospese su grandi strutture
Fuente: www.ilfont.it

Esta versatilidad, es resultado de la filosofía adoptada al momento de ejercer su profesión. “Creo en una arquitectura de servicio, que debe reflejar la complejidad del mundo” manifestó entre sus declaraciones públicas. De este modo, Isozaki se alejó del funcionalismo de la posguerra y ejerció un diseño centrado en la asociación entre la humanidad y su movilidad. Es así que le da forma al proyecto para el barrio de Tokio “Ciudades en el Aire” (1962) que, aunque nunca fue realizado, terminó siendo un manifiesto de su teoría urbanística que concibe al espacio urbano en permanente movimiento y expansión.

Un reconocimiento a la altura de su trayectoria

En ocasiones referido como el “Nobel de Arquitectura”el premio Priztker fue establecido por la familia Pritzker de Chicago a través de su Fundación Hyatt en 1979. Estos importantes referentes de la construcción, partícipes de la transformación de las grandes ciudades del mundo, crearon un reconocimiento significativo para visibilizar a los mentores de las grandes y mejores obras, así como también inspirar creatividad al interior del ejercicio de la profesión. Arata Isozaki, que también recibió el Gold Medal de arquitectura en 1986 y fue premiado con el Leone d’Oro en la Bienal de Arquitectura de Venecia en 1996, es el receptor número 46 del ilustrado Premio Pritzker, y el octavo japonés en recibir este honor. La ceremonia de entrega tendrá lugar en Francia en mayo de este año.