“Winter is coming”

para el herpes labial
Fuente: Pixabay

“Se viene el invierno”, el lema de la casa Stark en Game of Thrones se vuelve realidad a medida que nos acercamos a junio. Guantes para las manos, pies fríos, nariz fría y, claro, los tan temidos estornudos que presagian un resfrío o una gripe. Pero eso no es todo, falta un terror invernal peor que el Cuco y el Hombre de la bolsa juntos: el herpes labial, esa ampolla llena de líquido debajo de la superficie de la piel, alrededor de la boca o en los labios. No, no combina nada bien con la nariz congestionada y los labios resecos, ¡pero no desesperes! Acá te traemos los cinco mejores consejos para combatirles, así dejás de preocuparte y pasás los días jugando a la ruleta online sin preocuparte.

1 – Las pomadas caseras

Estas pomadas antisépticas actúan como un desinfectante para lesiones superficiales, que además desinflama y calma esas heridas molestas que salen por un cambio abrupto de temperatura. Para prepararlas, basta seguir una serie de instrucciones muy sencillas. Son totalmente naturales, aptas para que las prepares por tu cuenta con algunos ingredientes fáciles de conseguir.

La pomada de cera de abejas y aceites esenciales protege la piel, repara fibras dañadas, calma la irritación y aporta vitamina E. La pomada de ajo cura heridas y, lo mejor, no necesita muchos elementos, apenas 5 dientes de ajo y un cuarto de taza de aceite de oliva y otro cuarto de aceite de coco. Ni hablar de la pomada de caléndula, que regenera la piel y reduce el riesgo de infecciones.

2 – El buen amigo hielo

A veces, los problemas más molestos requieren soluciones sencillas, como aplicarse hielo en la herida producida por el herpes facial. Vas a sentir cómo alivia la inflamación. Si sirve para un chichón, ¿por qué no para el herpes?

3 – Aloe vera, el remedio para todos los males

Es hora de acudir a esas plantas de aloe vera que tenemos en el interior de nuestras casas. El gel que obtendremos nos ayudará a calmar el dolor y a desinflamar la piel.

4 – Protector solar

¿Te sobró protector solar de tus últimas vacaciones? ¿Qué estás esperando? Esta crema milagrosa no solamente te defiende de los rayos ultravioletas sino que protege tus labios mientras el herpes se está curando, además de prevenir futuros brotes si seguís protegiéndote la piel todos los días. Eso sí, tiene que ser un protector solar con factor 30, mínimo.

5 – Reducir el estrés

Sí, no solo se trata de pasarte cosas por la cara, sino que es posible prevenir la salida del herpes. ¿De qué forma? Bajando los niveles de estrés. Una persona relajada, que duerme lo necesario, que no trabaja todo el día ni se pone en situaciones de mucha tensión, es una persona más propensa a tener una vida saludable. Por eso, la meditación y el ejercicio regular -¡que además sirve para calentar los pies fríos!- son grandes aliados.

¿Más consejos?

Si no te convence ninguno de estos remedios caseros, acordate de que la leche, además de hacer más fuerte tus huesos, es rica en lisina, muy eficaz para aliviar y prevenir el herpes facial. Así que, a incorporar leche en desayunos y meriendas. Y si ya te salió el herpes, pasate un algodón con leche por encima de la zona afectada.

Lo mismo pasa con las vitaminas C y E, que fortalecen el sistema inmunitario y aceleran el tiempo de recuperación. Vas a encontrar estas vitaminas en frutas tan ricas como la naranja, el kiwi, la palta, o en verduras como el brócoli.