Un secreto que empieza a salir a la luz

Amazon planea una versión robótica de su exitosa tecnología Alexa
Fuente: EFTM

¿Te imaginás ganar horas enteras para dedicar a tus pasatiempos favoritos? Más juegos de casino en línea, menos pérdida de tiempo buscando información. A eso apunta el proyecto súper secreto que Amazon desarrolla desde hace años. Su nombre es “Vesta”, inspirado en la diosa romana del hogar. A pesar del hermetismo de Lab126, la división que se encarga del proyecto, sabemos que Amazon planea una versión robótica de su exitosa tecnología Alexa. Por si no lo conocías, Alexa puede interactuar con la voz, reproducir música, hacer listas de tareas, configurar alarmas, reproducir podcasts, reproducir audiolibros, decirte si te va a agarrar un chaparrón a la salida del trabajo, o si hay embotellamientos, además de contarte las noticias más importantes del día.

Y eso no es todo, también puede centralizar el control de varios dispositivos inteligentes. Incluso los usuarios pueden extender sus capacidades instalando nuevas aplicaciones. Bueno, ahora imaginate a un robot con esas capacidades que se traslade por tu casa y te ayude estés donde estés. Podría servir como asistente que te dé información paso a paso de lo que necesites —sobre juegos de casino, ¿por qué no?—, o que esté ahí ayudándote mientras cocinás, trabajás en presupuestos o finanzas, planificás una fiesta, una cita o tus vacaciones. Lavar la ropa según lo lleno que tengas el cesto, apagar todas las luces cuando te tirás en la cama a dormir o implementar un sistema de seguridad cuando no estás en tu casa.

Al infinito y más allá

Y eso sería solamente el principio. Vesta podría transformarse en mucho más que un software con ruedas. El potencial es infinito. Podría estar ahí buscando fragmentos de textos a la hora de hacer una tarea para la escuela o escribir una monografía para la facultad. Incluso se lo podría entrenar para que reconozca ciertos patrones físicos y de voz que te resulten más agradables y terminar siendo una suerte de cupido. Mientras más información reciba, más te puede ayudar, por eso no es difícil que el futuro de un robot doméstico sobrepase precisamente lo doméstico. Futuras actualizaciones de Vesta podrían acompañarte al supermercado y saber, de antemano, lo que te falta en la alacena. ¡Hasta se convertirían en una Lita de Lázzari androide al advertirte que en otro supermercado están vendiendo más barato el aceite de oliva que estás por comprar!

Preparando el terreno para el aterrizaje

Amazon planea probar a Vesta entre sus empleados a finales de 2018, pero los consumidores recién podrían tenerlo en sus manos en 2019. Una pista de que la cosa va en serio es que Amazon publicó varias ofertas en su página de Lab126 para puestos de ingeniero informático y científico especializado en robótica. Según la agencia Bloomberg, Max Paley, un exejecutivo de Apple, estaría trabajando en la visión artificial del dispositivo. ¿Qué es la visión artificial o “computer vision”? Se trata de una disciplina científica que estudia cómo un ser artificial como Vesta procesa e interpreta la información del mundo real.

Así como nuestros ojos son la puerta de entrada a información que procesa nuestro cerebro, los desarrolladores de robots quieren lograr lo mismo con la inteligencia artificial. Amazon también incorporó al equipo a varios ingenieros mecánicos de la industria de los robots. Esto lleva a pensar que Vesta va a estar equipado con cámaras sofisticadas y un software que interprete lo que la cámara enfoque. Eso ayudaría a que el robot se oriente en la casa, igual que otros robots lo hacen cuando juegan en el popular torneo RoboCup.