Un enfoque más profundo al comercio furtivo del cuerno de rinoceronte

Un rinoceronte en peligro

La mayoría de las personas concordará en que la conservación natural es algo que necesitamos tomarnos en serio. Y, también en la mayoría de los casos, la caza furtiva e ilegal de animales está bajo control, al menos, a un cierto nivel. Pero un asunto aún por abordar en la caza ilegal es la caza furtiva de rinocerontes. En Sudáfrica, donde puede encontrarse aproximadamente el 80 % de los rinocerontes, la situación comienza a llegar ya a un punto crítico, y el resultado será la extinción total de la especie en la naturaleza.

Pero la situación no es tan sencilla como puede parecer. Existe una red compleja en torno al comercio ilegal del cuerno de rinoceronte, por lo que puede ser más difícil de abordar, y es más complicado que una estrategia de blackjack. De hecho, incluso aquellos que se encargan de combatir directamente el comercio ilegal de cuernos de rinoceronte no entienden los aspectos más complicados.

Un comercio legal en Sudáfrica

Lo primero que debería tenerse en cuenta es que el comercio de cuernos de rinoceronte es legal dentro de las fronteras de Sudáfrica. Muchos no lo saben, pero es cierto. El comercio de cuernos de rinoceronte fue ilegal durante muchos años, allá por 2009. La fuente principal del comercio ilegal se debe al valor que se da al cuerno de rinoceronte en países asiáticos, donde los cuernos se utilizan por motivos médicos o decorativos.

En 2009 hubo una moratoria a nivel nacional sobre los cuernos de rinoceronte; de esta forma, el Gobierno del país pensaba que detendría el comercio ilegal nacional. Y, siendo sinceros, una moratoria es una prohibición temporal. Pero dicha prohibición temporal solo duró seis años y en 2015 se anuló.

¿Por qué se anuló esta decisión?

Un ganadero de rinocerontes llamado Johan Kruger impugnó la moratoria de 2012 y expuso que la prohibición entorpecía en gran medida su capacidad de hacer negocios. Pronto fue respaldado por su compañero de gremio John Hume, el propietario privado con más rinocerontes del mundo. Los dos ganaderos ganaron y la prohibición temporal se anuló en 2015. Se realizaron varios intentos por reinstaurar la prohibición, pero cayeron en saco roto.

La población de rinocerontes, en el límite

Antes de 2008, el número de rinocerontes afectados debido a la caza furtiva en Sudáfrica era, anualmente, de no más de 25. Luego de este período, la cifra pasó a la ingente cantidad de 1000 al año. Esta cifra sigue inalterable desde 2008 y hasta los últimos años. El caso es que este número representa la misma cantidad de rinocerontes que nacen en la naturaleza.

En otras palabras, la población de rinocerontes en el país está llegando al límite, con la posibilidad de que los animales puedan ser cazados y llevados a la extinción en el medio salvaje. Como ya mencionamos anteriormente, se habla de que la gran mayoría de estos cuernos se envian a Asia, donde se venden por grandes cifras de dinero. Se comenta que el cuerno de rinoceronte se vende por $65 000 el kilo en el mercado negro.

¿Qué se hizo hasta ahora?

El problema no es algo desconocido para el Gobierno de Sudáfrica ni para los ecologistas de la zona. Cuando el comercio de cuernos de rinoceronte era ilegal, se sugirió que el valor de los cuernos aumentase de manera alarmante. También se sugirió que si el comercio se ilegalizaba, el valor de los cuernos debía disminuirse de manera drástica, para que así cazar cuernos fuera mucho menos lucrativo.

El primer remate legal en línea de cuernos de rinoceronte tuvo lugar a finales de 2017. El remate se hizo notar en todo el mundo, e incluso los activistas atacaron la página web e hicieron caer el servidor. En cuanto a si la estrategia funcionará, hay todo tipo de opiniones.

Muere el último rinoceronte blanco

Mientras se lucha contra la extinción del rinoceronte en los juzgados, y con los remates de cuernos de rinoceronte en el punto de mira, el último rinoceronte blanco macho ha muerto en cautividad. Esto marca el final de su especie; al menos, en su estado natural. Aún quedan dos rinocerontes blancos hembras, y pueden ser inseminadas artificialmente. De esta forma, la especie no está extinguida, pero sí en el límite.

Que una especie llegue a este punto es un recordatorio crudo de lo importante que es la conservación de la naturaleza. Hay mucha esperanza puesta en que pronto la caza furtiva del cuerno de rinoceronte esté controlada y en que este animal pueda reproducirse en los próximos años y hacer crecer su población.

Image source:

https://pixabay.com/en/rhino-africa-endangered-game-1322550/